Sobre darle alas a la creatividad

La idea del artista atormentado, inestable emocionalmente, muerto a temprana edad, se ha romantizado y aceptado durante siglos. Como si la vida creativa condujera inevitable, y fatalmente, al sufrimiento. La escritora Elizabeth Gilberth (autora de «Libera tu magia: Una vida creativa más allá del miedo») pone en cuestión esta premisa conduciéndonos a un lugar seguro, reduciendo los riesgos emocionales de una vida creativa, y llamando a separar la presión que trae la idea de «genialidad» y «obra maestra» del ritual de abocarnos, con amor y valentía, a lo que nos sentimos llamados a hacer.

«No te abrumes. Solo haz tu trabajo. Continúa presentándote para hacer tu parte, sea cual sea. Si tu trabajo es bailar, haz tu baile. Si el divino, absurdo genio asignado a tu caso decide dejar que se vislumbre algún tipo de maravilla, aunque sea por un momento a través de tus esfuerzos, entonces «¡Olé!» Y si no, haz tu baile de todas formas».

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos!